jueves, 12 de julio de 2012

La reyna del huarachazo

Así, con todo y la faltota de ortografía revestida de esperanzado e ingenuo glamour, bautizaría su servidora un micro. O algo así, si tuviera el valor de manejar un armatoste - o de organizar un baile de brinquito. A razón de la próxima presentación de Celso Piña en Estocolmo, he recordado joyas varias de a fiesta de foquito de pocos watts recubierto con celofán. Bienvenida sea la atmósfera de Lorenzana y Santa Julia setenteros.

A riesgo de desentonar con Chicago (y el cabello con vida propia del setenterísimo Peter Cetera) que suena en al fondo, les he de presentar dos tops ESENCIALES. Son lo que viene. A darle al tropical.

Conocido y respetado, jamás olvidado con sus apariciones al lado de Alfonso Zayas y Rafael Inclán, además del travesti bailador al lado del Caballo Rojas. Sí, así es. El esencial top 5 de Chico Ché y La Crisis - resulta doloroso omitir uno que otro hit, pero he aquí lo que a mi juicio debería ser del dominio popular.

5) ¿Qué culpa tiene la estaca? - ¿Necesito acaso precisar el potencial albur detrás de esta joya tropical? Resulta pues que, ya sea en virtud del sapo reventado o el énfasis puesto sobre el verbo "ensartar", habría que proponer su inclusión como cotorrón himno para algún grupo protector de animales.

4) ¿Quén pompó? - Una desgracia que aquella cadena comercial de la doñita enmascarada haya hecho papilla esta canción. Con el traje dorado adecuado y el bailecito contoneador de caderas, esta rolita sería perfecta para ir de domingo a la Alameda de Tacubaya en falda de licra. No le digo si no.

3) Uy, qué miedo - Ni madres que Chico Ché le tuviera miedo a los extraterrestres o a la crisis, pues. Si uno tiembla es de puro sabor. Recuérdole pues que todo en esta vida puede ser resuelto, de acuerdo con esta lógica, con una canción de tropical. Y un bailecito de corista como si a uno le anduviera de la chis.

2) ¿Dónde te agarró el temblor? - Una vez más, Chico Ché burla la seguridad civil para dedicarse en cuerpo y alma al sabor de un pachangón. Esperemos pues que la tal Catalina no haya salido corriendo en medio de una vuelta charanguera. O que el taco de romeritos que el cantante en cuestión pudo haberse zampado en medio de la cocina no haya quedado a medias.

1) ¿Tons qué, mami? - Tú dirás lo que hay que hacer. Chico Ché y sus habilidades románticas para conquistar a alguien diciéndole cosas "muy de las de acá". Antes es ganancia pues que desempeñara el traje. La canción romántica más sabrosa de la izquierda. La mejor parte, el baile en calzón de la película "Esta noche cena Pancho". Muebles de ratán en el fondo y una piscina de nuevo rico, alrededor de la cual bailotean chicas que, priorizando el código de vestir de un modo más que particular, se pasean en tanga y tacones. Una maravillosa sugerencia para sus futuros eventos formales.

Una mención especial merece Cuidado con el Gas. Me cae que esta debería de ser el himno del Departamento de Bomberos. Habiéndolo compartido con el ilustre par de lectores de este blog, servidor y amigo, le presento una verdadera introducción de película. Si gente como esta, vestida a todo color y con una sonrisa de oreja a oreja entregara el gas, otro gallo cantaría. La música ilustre no se compone alrededor de querubines, sino entre tanques de gas puercos. En tu cara, Espinoza Paz.


Ahora nomás dele al taconazo. De nada.

0 agravios / saludos / obscenidades: